El destino del Universo

(imagen Supernova sn 2003cg, ESO/Igor Chekalin)

Los comunicados de prensa no suelen ser tan apocalípticos como el que menciona hoy la prensa en todo el mundo. Emitido en Suecia con muchísima seriedad y sobriedad, este comunicado dice que el Universo se convertiría en hielo. Ese sería el destino final, provocado por la energía oscura, la fuerza más poderosa y misteriosa del cosmos, dijo la entidad encargada de entregar el Premio Nobel de Física.

El titular en primera página de los diarios o sitios web no lo deja tan claro. Simplemente dicen que tres científicos en EE.UU. y Australia han recibido el Premio Nobel de Física de este año por sus investigaciones sobre la expansión del Universo. Pero quien indague un poco más y vea el comunicado original de la Academia Real de Ciencias de Suecia reaccionará con menos indiferencia.

Comienza con una frase de un poema de Robert Frost, Fire and ice (ver abajo), porque el tema del apocalipsis al parecer también es poético: “algunos dicen que el mundo terminará en fuego, otros en hielo”. Y luego viene el comunicado que comienza así: “¿Cuál será el destino final del Universo?”.

Todo comenzó, y este “todo” es literalmente todo, hace 13.730 millones de años. Con algunos millones de años más o menos como margen de error, los astrónomos están de acuerdo en que fue entonces cuando se produjo el famoso Big-Bang y el Universo se transformó en… en esa cosa inexplicable e inabarcable donde (aparentemente) flota nuestra mínima Tierra.

Al descubrir la edad del cosmos también se popularizó la idea de que la velocidad de expansión del universo se estaba desacelerando. Pero los astrónomos Saul Perlmutter, Brian Schmidt y Adam Riess, quienes recibieron el Nobel este año, dieron vuelta la tortilla al descubrir con sus observaciones de supernovas que la expansión del Universo en realidad se está acelerando.

Las supernovas son estrellas que mueren, lo cual también suena bastante poético, aunque lo más impresionante es la luz que emiten. Las supernovas observadas en este experimento eran tan pesadas como el Sol y tan pequeñas como la Tierra (alta densidad), y al explotar produjeron la misma cantidad de luz que una galaxia. La observación de esa luz dio la pista sobre la aceleración de la expansión del Universo.

¿Y entonces? El comunicado explica que “si la expansión continúa acelerándose, el Universo terminará en hielo”.

“Se cree que esa aceleración es impulsada por la energía oscura, pero qué es esa energía oscura continúa siendo un enigma, quizás el más grande de la física actual”, añade el comunicado. Una energía que, por cierto, constituye las tres cuartas partes del Universo, aunque no la vemos, y en realidad ni siquiera sabemos si es oscura.

Además de la energía oscura está la materia oscura, conocida sólo a nivel teórico. Entre ambas oscuridades cubren 95 por ciento del Universo. El restante 5 por ciento es la materia que nosotros conocemos. Las estrellas, las galaxias, y cosas más peregrinas como las piedras, las flores y los pajaritos.

La Academia de Ciencias también deja entrever que la energía oscura no es constante, por lo cual es imposible predecir con certeza qué pasará, es decir si todo terminará en hielo o no. “Una vez más, todo es posible”, advierte.

¿Nos preocupamos demasiado? Hablando de poemas, el poeta portugués Fernando Pessoa escribió: “Y lo demás que venga si es que viene o vendrá, o que no venga / Esclavos cardíacos de las estrellas, / Conquistamos el mundo entero antes de levantarnos de la cama; / Pero despertamos y es opaco, / Nos levantamos y es ajeno, / Salimos de casa y es la Tierra entera, / Junto al sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido”.

Se especula que la energía oscura reina en el vasto vacío espacial, que nunca está completamente vacío. Un lugar donde interactúan la materia y la antimateria. Una falsa nada. Tan falsa como la que tratamos de imaginar cuando somos niños o no tanto, y nos damos cuenta que el sólo hecho de pensar en la nada es algo.

En esta visión del universo, la nada es todo.

Luis Córdova

(imagen Supernova sn 2003cg, ESO/Igor Chekalin)

FUEGO Y HIELO
Robert Frost

Unos dicen que el mundo terminará en fuego,
otros dicen que en hielo.
Por lo que he gustado del deseo,
estoy con los partidarios del fuego.
Pero si tuviera que sucumbir dos veces,
creo saber bastante acerca del odio
como para decir que en la destrucción el hielo
también es poderoso
Y bastaría.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*



*